¿Cómo sé que he llegado a la menopausia?

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Ginecología » ¿Cómo sé que he llegado a la menopausia?


menopausia

Entre los 45 y 55 años los ovarios de la mujer dejan de producir hormonas de forma gradual, en consecuencia se deja de menstruar y pueden aparecer síntomas como la sudoración nocturna, sofocos, irritabilidad, ansiedad y ciclos irregulares que afectan a más del 80% de las mujeres. Aunque es cierto que la menopausia puede ser un factor de riesgo para ciertas enfermedades, ella en sí misma no es ninguna enfermedad, ya que se produce por un proceso natural y fisiológico de la vida de toda mujer. 

La mayor parte de los síntomas asociados a la menopausia se pueden prevenir y controlar gracias a los avances médicos y a los tratamientos existentes para esta nueva etapa. Por lo tanto, es importante acudir regularmente al especialista para que nos ayude a sobrellevar los síntomas de la menopausia y a afrontar de manera positiva y natural estos cambios.

Para muchas mujeres la menopausia está vinculada a una serie de ideas que implican cambios negativos (a nivel corporal y emocional) que pueden afectar a su estilo de vida, aunque el factor psicológico también juega un papel muy importante a la hora de asumir los cambios fisiológicos que cada mujer experimenta. Los mitos que se han creado alrededor del tema pierden gran parte de su peso a medida que las mujeres y la sociedad lo asumen con normalidad, hablan libremente de ello, buscan respuestas científicas y dejan de considerarlo como un tabú.



Ciertas creencias sobre la menopausia, muy extendidas, son absolutamente falsas y han quedado desmentidas por médicos y especialistas. Éstas son algunas de las más frecuentes:

  • Aumento de peso significativo: debido a los cambios metabólicos y hormonales que se producen con la edad se tiende a un aumento del peso corporal y a acumular grasa en la zona abdominal. Sin embargo, aquellas mujeres que tienen unos hábitos de vida saludable, una dieta equilibrada y hacen ejercicio regularmente no experimentarán cambios significativos tras la menopausia.
  • Pérdida de apetito sexual: la menopausia es tan sólo el fin de la vida reproductiva en una mujer, pero no tiene relación directa con el deseo y la apetencia sexual, sino que éstos se ven afectados por otros síntomas de la menopausia como el insomnio, la sequedad vaginal o los sofocos, para los cuales existen tratamientos médicos.
  • Depresión: la disminución de estrógenos puede producir irritabilidad, ansiedad o incluso depresión, pero cuando aparecen estos síntomas se relacionan tanto con el factor psicológico de cómo la mujer afronta los cambios y la idea de pérdida de feminidad como con la pérdida de calidad de vida asociada a síntomas físicos. Por ello, una vida saludable, el tratamiento de los demás síntomas y el apoyo emocional son claves para prevenir y mejorar los síntomas psicológicos.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']