¿Embarazada en verano? Cuídate

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Obstetricia » ¿Embarazada en verano? Cuídate


embarazada en verano

Es muy común pensar que el verano es la peor época del año para estar embarazada. Es cierto que los meses estivales, especialmente si coinciden con el último trimestre de embarazo (cuando la temperatura corporal de la embarazada es un poco más alta de lo normal), pueden convertirse en un reto diario contra las altas temperaturas, la hinchazón de piernas o las molestias típicas de la recta final, multiplicadas por el efecto del calor. Pero también es cierto que con las precauciones adecuadas puede ser una oportunidad de disfrutar el embarazo  descansando más, refrescándote en piscinas y playas y de compartir las vacaciones con tu pareja, familiares y amigos, dejándote mimar. 

Para contrarrestar los efectos del calor y disfrutar de un verano saludable estando embarazada, existen algunas recomendaciones generales que te ayudarán:

1. Hidrátate:

La hidratación es clave en verano y más si estás embarazada: se recomienda beber al menos dos litros de agua al día y medio litro más en los días muy calurosos. El agua mineral, las bebidas isotónicas o los zumos y batidos son las opciones más saludables.

2. Descansa adecuadamente

Tumbarse a la sombra y poner los pies en alto para favorecer la circulación es muy recomendables. El descanso debe ser una prioridad en la vida de la embarazada. El calor aumenta la sensación de cansancio por lo que deberás dormir mucho. Descansa cuando estés fatigada y dedica unos minutos cada día al relax y la meditación.

3. Evita las comidas copiosas

Durante el verano debes seleccionar los alimentos que te aporten todos los nutrientes que necesitas evitando la sensación de pesadez que producen algunos platos “invernales” o copiosos. Las frutas, verduras y hortalizas en ensaladas y los lácteos frescos son algunas de las mejores opciones.

4. Protégete de sol

Durante el embarazo hay más probabilidades de desarrollar manchas en la piel (melasamas), por lo que es importante que evites la exposición solar directa, utilices filtros solares de factor elevado y utilices sombreros para proteger la cara, que es la zona más sensible.

Además es recomendable intentar realizar las salidas al exterior o bien a primera hora de la mañana, o bien a última hora de la tarde, cuando el calor es menos intenso.

5. Haz ejercicio moderado: nada, camina o haz yoga

La playa y la piscina evitando las horas de más calor son ambientes muy favorables para que una embarazada huya de las altas temperaturas y, de paso, aproveche para ponerse en forma de cara al parto. El agua contrarresta la fuerza de gravedad y hace mucho más llevadero el peso añadido del embarazo, por lo que la natación es una de las actividades físicas más compensadas y recomendadas cuando estás embarazada.

6. Vístete ligera y usa calzado cómodo

Cuando el calor es excesivo, para no elevar más la temperatura corporal es recomendable utilizar ropa ligera y holgada y usar calzado cómodo, que no oprima ni dificulte la circulación y, si es posible, abierto.

7. Controla tu embarazo

Recuerda acudir a todos los controles médicos para vigilar el adecuado progreso del embarazo, el correcto desarrollo del feto, realizar las pruebas necesarias para diagnosticar complicaciones y resolver todas las preguntas y dudas que te surjan.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']