La prevención, clave para un futuro sin Cáncer de Cérvix

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Ginecología » La prevención, clave para un futuro sin Cáncer de Cérvix


cancer de cervix

El cáncer de cérvix, o cáncer de cuello de útero, es el segundo más frecuente en mujeres en todo el mundo, por detrás del cáncer de mama. En los últimos años, gracias a la prevención, diagnóstico y tratamiento precoz, los países desarrollados han conseguido reducir drásticamente su frecuencia y mortalidad.  

La mayoría de estos tumores malignos se detectan en edades comprendidas entre los 35 y los 50 años, y dado que su evolución es lenta y no produce síntomas hasta fases avanzadas, la citología anual de cribado es una de las técnicas esenciales para detectarlo en estadios tempranos, que asocian mejores oportunidades curativas y  una supervivencia muy alta.

Actualmente, en España, se ha conseguido reducir casi a la mitad  los nuevos casos de cáncer de cérvix. Pero a pesar de estos logros, se continúan diagnosticando unos 2.500 casos al año de los que aproximadamente el 40% son diagnosticados en un estadio avanzado de la enfermedad, por lo que se hace todavía más necesaria la concienciación en pro de la prevención y la detección precoz.

¿Qué es el cérvix o cuello de útero?

El cérvix o cuello de útero es la parte inferior del útero y forma el canal que lleva a la vagina. La mucosa que lo recubre está en continuidad con la vagina y se denomina ectocérvix, mientras que la que recubre el conducto o canal cervical que lleva hasta el cuello del útero, se la denomina endocérvix.

cuello utero

En el cáncer de cuello de útero, la mayor parte de los tumores surgen en la zona donde se une el ectocérvix con el endocérvix, y se  produce cuando las células normales del cuello del útero empiezan a transformarse y crecen de manera descontrolada.Su crecimiento puede ser local hacia la vagina o hacia el útero y su diseminación puede ser linfática, a través de los ganglios más cercanos; o por sangre, llegando a órganos más lejanos.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica, es el sexto cáncer más frecuente en mujeres en nuestro país, por detrás del cáncer de mama, el colorrectal, el cáncer de estómago, de endometrio y de ovario, representando el 3,3% de los tumores femeninos.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas no aparecen hasta que no se encuentra en estadios más avanzados. En estos casos, los síntomas pueden ser: hemorragias vaginales anormales y dispareunia, o dolor durante las relaciones sexuales.

Cabe prestar especial atención en mujeres en situación de menopausia, ya que el sangrado genital o el aumento de secreción vaginal pueden ser los principales síntomas.

El Virus del Papiloma (HPV): principal causa del Cáncer de Cérvix.

La principal causa del cáncer de cuello de útero es el Virus del Papiloma (HPV), una infección de transmisión sexual que está presente en prácticamente el 99% de los casos de carcinoma de cérvix, y del que ya os hablamos en un post anterior. Como ya os contamos, el HPV se contagia por contacto piel-piel a nivel de la zona genital, y aunque los preservativos reducen el riesgo, no protegen totalmente frente esta infección.

Sin embargo, es importante resaltar que la mayoría de las mujeres con infección por HPV no desarrollarán un cáncer de cérvix. Generalmente la infección desaparece sin ningún tratamiento, gracias a que el sistema inmune de la mujer ha sido capaz de destruir los virus. No obstante, si el organismo no logra combatir la infección, puede dar lugar a lesiones que deriven en un cáncer de cérvix a los 10 – 20 años  de la infección.

Gracias al efecto combinado de la prevención del HPV, al diagnóstico precoz y al tratamiento en las primeras fases de la enfermedad, las tasas de cáncer de cérvix y la mortalidad del mismo se han reducido drásticamente en el primer mundo en las últimas décadas, existiendo una gran diferencia en la frecuencia en los países más desarrollados como España (en los que representa menos del 5% de los tumores femeninos) y en aquellos países menos desarrollados (en los que es el segundo  tumor en frecuencia, tras el cáncer de mama).

¿Qué puedo hacer para prevenirlo?

Las revisiones ginecológicas rutinarias que incluyan citología son el paso principal para su prevención y diagnóstico precoz. Adicionalmente, para evitar el principal agente causal, que es la infección por el virus del Papiloma Humano, existen distintas medidas preventivas que incluyen, además de las de prevención de la transmisión sexual, vacunas específicas frente al HPV incluidas en calendario vacunal que nos protegen de los subtipos del virus más agresivo.

Para realizar un diagnóstico completo de extensión  del cáncer de cérvix, se realizan diversas pruebas médicas, como son las ecografías vaginales, el TAC, las resonancias magnéticas nucleares, la exploración bajo anestesia, cistoscopia, rectoscopia, urografía intravenosa o la radiografía de tórax, entre otras.

En caso de emitirse el diagnóstico completo, será el ginecólogo quien establezca el tratamiento, teniendo en cuenta la edad de la mujer y la fase en la que se encuentra la enfermedad. Los tratamientos más frecuentemente empleados en el cáncer de cérvix son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

En la semana en la que se celebra el Día Internacional contra el Cáncer de Cérvix (26 de marzo), continuamos apostando por fomentar la conciencia preventiva, y alentando a cada mujer a acudir a revisiones  ginecológicas periódicas con profesionales de confianza. En FIV Recoletos, podemos ayudarte a cuidar tu salud.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']