Las enfermedades de transmisión sexual no son cosa del pasado

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Ginecología » Las enfermedades de transmisión sexual no son cosa del pasado


enfermedades transmision sexual ets en pareja embarazo

Las enfermedades de transmisión sexual (también llamadas ETS) son enfermedades que se contagian preferentemente a través de las relaciones sexuales con una persona infectada, causadas por bacterias, virus u hongos parásitos. La mayoría de las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres, y además una ETS en una mujer embarazada puede causarle graves problemas de salud al bebé.

Si bien para muchas personas la ETS más conocida es el VIH/Sida, existen más de veinte ETS, siendo las más frecuentes la sífilis, la gonorrea, las infecciones por el virus del papiloma, por clamidia, herpes genital, VIH, por tricomonas y la hepatitis B.

Tras una importante reducción en la década de los ‘90, las ETS están viviendo un preocupante repunte generalizado en Europa, más llamativo en España. Los expertos explican que al convertirse el VIH en una enfermedad crónica y los avances en los tratamientos, ha disminuido la percepción del riesgo de las ETS y con ello el uso de medidas preventivas. Sólo un dato para ilustrar la situación: casi el 40% de los jóvenes españoles afirma haber mantenido relaciones sexuales sin protección a pesar de conocer los riesgos.

Aunque las enfermedades de transmisión sexual pueden prevenirse, y la inmensa mayoría de ellas puede curarse con tratamientos sencillos, algunas ETS son muy contagiosas y no producen síntomas, por lo que la persona infectada puede contagiarse sin saberlo. Por ello, es muy importante:

  • Reducir el riesgo utilizando métodos de barrera en las relaciones sexuales, aunque no haya penetración (el condón es el que más protege).
  • Realizarse revisiones ginecológicas todos los años.
  • Acudir al médico siempre que se haya tenido una relación sexual de riesgo y siempre que aparezcan síntomas en la zona genital, para poder realizar un diagnóstico y un tratamiento precoz.
  • Con parejas estables, también es importante confirmar que no existen ETS en ninguno de los miembros antes de dejar de usar preservativos y cambiar de método anticonceptivo. Aunque pueda resultar un poco incómodo, es esencial ser sincero, y cuidar de la salud de ambos.
  • Cuando se confirma una infección sexual, es importante seguir el tratamiento a rajatabla y compartir la información con las personas con las que se hayan mantenido relaciones sexuales recientemente, para que también ellas puedan diagnosticarse y tratarse.
  • Si la pareja está infectada, es conveniente evitar las relaciones sexuales hasta su completa curación, además de ser recomendable realizar controles médicos de seguimiento en ambos miembros de la pareja.

Es importante tener presente que las ETS no son un riesgo del pasado, sino algo muy presente actualmente y un riesgo que puede (y debe) prevenirse, para poder tener relaciones sexuales sanas y disfrutar de ellas.

2 Responses to Las enfermedades de transmisión sexual no son cosa del pasado

  1. Pingback: Diu, ¿por qué no? | FIV Recoletos

  2. Pingback: Día Mundial de la Anticoncepción: ¿cómo es realmente la educación sexual y reproductiva de la sociedad? | FIV Recoletos

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']