Motivos que llevan a un médico a hacer una cesárea


motivos cesarea

En los últimos años, la comunidad médica ha asistido a un debate sobre los riesgos del aumento de partos por cesárea en los países desarrollados. Está claro que las cesáreas salvan vidas y reducen complicaciones en la salud de la madre y del bebé en determinadas situaciones, por lo que suponen un gran avance médico, pero también es cierto que las cesáreas, al ser procesos quirúrgicos, se asocian a riesgos mayores que los partos vaginales tanto para la madre como para el bebé, por lo que sólo se deben realizar si se cumplen las indicaciones médicas para ello  y no por la preferencia de la embarazada o del médico.

Desde hace unos años, la tendencia al nacimiento mediante cesárea resulta suficientemente significativa como para que esta opción sea contemplada sin ningún tipo de temor. Atrás ha quedado la recomendación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) de que sólo el 15% de los nacimientos debería ser por cesárea; recomendación que, además, data de hace más de 30 años. Para las futuras mamás: la ciencia médica de hoy en día ofrece esta lógica y, en cierta forma también, natural alternativa de nacimiento cada vez con un mayor conocimiento y, por tanto, mayor seguridad.

Cuando un ginecólogo decide realizar una cesárea, es porque resulta lo más conveniente para la madre y el bebé, evitando así riesgos mayores que se darían si se tomara la opción de un parto vaginal.

Existen tres grupos de indicaciones médicas para la cesárea que se corresponden con distintos momentos del embarazo: antes del parto, durante el parto o en cualquier momento de forma urgente.

La cesárea electiva es aquella que se realiza de forma programada antes del parto porque la madre o el feto tienen algún factor que contraindica o desaconseja un parto por vía vaginal. Imagina, por ejemplo, que tu bebé sea demasiado grande o está en una postura difícil para que pueda pasar por el canal de parto sin riesgos; o que has tenido más de una cesárea previa u otra cirugía uterina y existe riesgo de que el útero se rompa con las contracciones. Ante casos así, no cabe duda de que una cesárea será tu mejor opción.

La cesárea durante el trabajo de parto se realiza cuando durante el curso del parto ocurre algún problema porque aparece alguna complicación fetal o materna o se comprueba que el parto no progresa adecuadamente.

La cesárea urgente es aquella que se realiza por la aparición súbita de una patología grave de la madre o del feto, con peligro de complicaciones graves para cualquiera de ellos. Esto sucede por ejemplo cuando existen determinados problemas en la placenta o el cordón umbilical o cuando se sospecha un sufrimiento fetal agudo. Ante estas situaciones es necesario actuar rápidamente para evitar riesgos en la salud de la madre o del bebé.

La cesárea una de las operaciones más importantes en Obstetricia, que se lleva a cabo cuando no es posible o seguro para la madre dar a luz al bebé a través de la vagina. Actualmente es una operación segura con una tasa muy baja de complicaciones, y la inmensa mayoría de las madres y los bebés evolucionan bien después de una cesárea.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO