Revisión ginecológica, ¿cada cuánto y cómo?

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Ginecología » Revisión ginecológica, ¿cada cuánto y cómo?


revision_ginecologica

Las revisiones ginecológicas son imprescindibles para ayudarnos a conservar y aumentar la calidad de vida. Estas revisiones son un instrumento muy útil para prevenir enfermedades, promover el conocimiento de la salud ginecológica y resolver dudas, así como una forma de detectar precozmente problemas que, si no se tratan a tiempo, pueden derivar a muy graves.

A pesar de ello, las visitas al ginecólogo son una asignatura pendiente para las mujeres en España, sobre todo para las más jóvenes: una de cada cinco mujeres de 25 a 35 años no se ha hecho nunca una citología vaginal, y la mitad de las chicas entre 15 y 24 años no ha visitado nunca al ginecólogo.

Es importante saber que las revisiones periódicas ayudan a la prevención de determinadas patologías ginecológicas importantes, entre las que destaca el cáncer de cérvix o de cuello de útero. Este tipo de patología supone el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres españolas de entre 15-44 años, según publicó recientemente la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Gracias a las revisiones ginecológicas se puede realizar asimismo una detección temprana del cáncer de mama, y esto es esencial ya que las posibilidades de curación total de las pacientes con cáncer de mama o de cuello de útero dependen fundamentalmente de la precocidad en su diagnóstico. Los programas de detección precoz junto con los avances en diagnósticos y de tratamiento han llevado a un aumento importante de la supervivencia al cáncer de mama y de cérvix en los últimos 20 años, situándose en nuestro país la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico en el 82,8% en el cáncer de mama y alrededor del 70% en el cáncer de cérvix, por encima de la media europea y similar a los países con las mejores cifras de supervivencia.

La revisión ginecológica consiste en un examen abdominal y pélvico con ecografía, un examen clínico de las mamas y una citología o test de Papanicolau, mediante el cual se analizan las células del cuello del útero en el laboratorio, detectando de forma precoz alteraciones. En cuanto a la periodicidad de las pruebas, las diferentes sociedades Médico-Ginecológicas recomiendan realizar una revisión ginecológica anual que incluya:

– Una Citología Cervical regularmente cada 1-3 años en función de la edad, antecedentes familiares.

– Una mamografía cada 1-2 años en mujeres entre 40 y 50 años, y cada año en mujeres de más de 50 años. En mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama se recomienda empezar las mamografías antes de los 40 años.

– Test del Virus de Papiloma Humano (HPV), relacionado directamente con el cáncer de cuello de útero. Se recomienda realizar esta prueba ante citologías con resultados anormales y en mujeres mayores de 30 años, una vez cada cinco años.

En definitiva, las revisiones ginecológicas son controles periódicos de gran importancia en la salud de la mujer, ya que protegen su salud sexual y reproductiva. Nunca se es demasiado joven o demasiado mayor para ir al ginecólogo. Como recomendación general si no hay ningún problema antes, se aconseja que la primera revisión ginecológica sea con el inicio de las relaciones sexuales.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO