Revisiones ginecológicas ¡tienes una cita con tu ginecólogo!

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Ginecología » Revisiones ginecológicas ¡tienes una cita con tu ginecólogo!


revisiones ginecologicas FIV Recoletos

Las revisiones ginecológicas periódicas son fundamentales para preservar la buena salud de toda mujer. Lo aconsejable es realizarlas de forma anual después de haber empezado a mantener relaciones sexuales o una vez que se han cumplido los 25 años ya que, a partir de esta edad, aumentan las posibilidades de sufrir patologías ginecológicas tanto benignas como malignas. 

El hecho de que una mujer se sienta bien o exista ausencia de una dolencia o síntomas visibles no es razón para dejar de acudir al ginecólogo a realizarse la revisión anual correspondiente. De hecho, muchos de los problemas relacionados con el aparato reproductor femenino carecen de síntomas manifiestos hasta que se encuentran en estado avanzado, por lo que es mejor prevenir que curar, y curar en los estados iniciales mejor que en los avanzados.

Las revisiones ginecológicas tienen una doble finalidad. Por un lado se encuentra la de prevenir cualquier problema futuro al detectar y corregir factores de riesgo y, por otro, diagnosticar, de forma precoz, la aparición de una enfermedad o una alteración en los órganos reproductores femeninos y tratarla convenientemente para evitar que avance y se complique.

La prueba básica que se realiza durante las revisiones ginecológicas es la citología cervicovaginal, que consiste en tomar una muestra de células de la vagina y el cuello uterino para realizar un posterior estudio en laboratorio. Gracias a ella se pueden diagnosticar las lesiones que afectan a estas zonas, destacando por importancia y frecuencia de las causadas por el virus del papiloma humano. Esto permite disminuir drásticamente la incidencia y mortalidad del cáncer de cérvix. Además se descartan lesiones e infecciones de la zona vulvo-vaginal.

De igual forma que ocurre con la citología, también se realiza de forma habitual una ecografía ginecológica vaginal, con el objetivo principal de detectar la aparición de anomalías en el útero o en los ovarios tales como miomas o pólipos. Por su parte, los análisis de orina y de sangre valoran el estado hormonal y las posibles alteraciones a descartar.

En las revisiones ginecológicas a partir de los 40 años se incluye también una mamografía para valorar las enfermedades de la mama.

Pero, además de para la revisión anual, ¿cuándo debe acudir una mujer al ginecólogo con carácter de urgencia? Si se observan síntomas ginecológicos como picor o escozor, o dolor, reglas irregulares, o más abundantes o más dolorosas de lo normal, cambios en el color o el olor del flujo vaginal, la aparición de algún bulto o cambio en los genitales en las mamas o se sospecha que puede estar embarazada no se debe esperar a la próxima revisión.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO