¿Eres de los que prefiere saber el sexo del bebé, o prefieres que sea sorpresa hasta el parto?

Portada » Comunidad FIV Recoletos » Blog » Obstetricia » ¿Eres de los que prefiere saber el sexo del bebé, o prefieres que sea sorpresa hasta el parto?


saber sexo bebe metodo no invasivo

Conocer cuál es el sexo del bebé que llegará en los próximos meses a la familia hace tiempo que dejó de ser una sorpresa. Los avances en medicina, y especialmente en el área de maternidad, han permitido que aquello de “si la barriga es redonda viene una niña, pero si es puntiaguda viene un niño” quede ya como una anécdota sin fundamento científico y perteneciente al pasado.

¿Pero cuándo se sabe? Las pruebas de control del embarazo normal incluyen una ecografía a las 12 semanas, pero en esta primera prueba es difícil ver el sexo del bebé, ya que sus órganos reproductores aún no están totalmente formados. Lo más frecuente es que sea en el control de la semana 16 cuando se puede ver ya sin duda si es niño o niña, siempre y cuando el bebé esté bien colocado. Además de mediante ecografía, actualmente la tecnología permite también conocer el sexo del bebé a partir de la semana 9 mediante el “diagnóstico prenatal no invasivo en sangre materna”, una prueba para detectar las anomalías cromosómicas más comunes como el Síndrome de Down, que está especialmente recomendada cuando el Triple Screening del primer trimestre muestra resultados de riesgo elevado para anomalías cromosómicas y no se recomienda únicamente para saber el sexo del bebé.

Sin embargo, a pesar de los avances tecnológicos, es precisamente en la era en que mejor informados podemos estar acerca del sexo del bebé que muchas familias deciden llegar al momento del parto sin conocer algo tan decisivo. Como cualquier otra decisión, esta es totalmente personal, y tiene sus propias ventajas e inconvenientes.

La principal ventaja de saber el sexo del bebé salta a la vista: a casi todos los padres, sobre todo a los padres primerizos, les encanta empezar a pensar en el nombre,  e ir preparando la casa y personalizando su habitación tiempo antes de que llegue el esperado momento del parto. Saber el sexo del bebé es especialmente útil en este aspecto, si bien es cierto que la cuestión de escoger tonos rosas para las niñas y azules para los niños no deja de ser una mera convención social cada vez más en desuso.

Por otra parte, saber el sexo del bebé puede ocasionar problemas psicológicos para algunos padres. A veces el deseo de traer al mundo un hijo en vez de una hija o viceversa es tan grande que se pueden sentir desilusionados si su hijo no es del sexo esperado, y pasar por un proceso de adaptación frente a las expectativas anteriores.

En ambos casos, lo importante es que el bebé esté sano y controlar el embarazo de forma adecuada. Conocer el sexo del bebé antes del parto es una decisión que los padres deben tomar y todas las opciones son totalmente respetables, ya que cada pareja, o cada madre, vive la maternidad a su manera.

Deja un comentario

Name*

Email* (never published)

Website

NO
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']